Plan de pensiones: ventajas e inconvenientes

Los planes de pensiones privados permiten un ahorro a largo plazo y tienen una fiscalidad atractiva, pero no interesan a todo el mundo. Te contamos la cara y la cruz de esta fórmula.

 

Esta forma de ahorro es lo más parecido a meter el dinero en una hucha, con una ventaja añadida, y es que a la hora de hacer la declaración de la renta no tendrás que declarar el dinero que hayas metido en esa "hucha". Esto quiere decir que si tu sueldo anual es de 35.000 euros al año y has aportado 5.000 euros a tu plan, será como si tributases por un salario de 30.000 euros, pues no tienes que pagar impuestos por los 5.000 restantes.

 

Pero esta ventaja fiscal que puede resultar atractiva durante muchos años de tu vida, se puede volver en tu contra cuando te devuelvan ese dinero que has metido en la "hucha". Así, como explica Manuel Pardo, presidente de Adicae (Asociación de usuarios de bancos, cajas de ahorros y seguros), al rescatar el dinero pueden llegar a cargarte con el gravamen de todo lo que has aportado y más. Y es que cuando se recupera el dinero invertido en el plan de pensiones se tributa al tipo marginal que le corresponda por los rendimientos del trabajo.


¿A QUÉ EDAD?
Algunas entidades han publicitado a los cuatro vientos sus planes de pensiones en un intento por captar a una población joven. Sin embargo, los expertos consideran que es más adecuado contratar un plan de pensiones a partir de los 50 años, ya que, según explican en Adicae, esta fórmula de ahorro no permite que puedas disponer de él.

 

DINERO CAUTIVO
Otra de las cuestiones que hay que tener en cuenta es que el dinero que se invierte en un plan de pensiones queda cautivo, es decir, que no podrás disponer de él hasta el momento de la jubilación, salvo cuestiones muy concretas que se recogen en la ley, como enfermedades graves, paro de larga duración o fallecimiento. Por eso algunos expertos consideran que existen otras fórmulas de ahorro más interesantes porque permiten rescatar el dinero.

Eso sí, una de las posibilidades que se pueden hacer sin coste alguno es cambiar de un plan de pensiones a otro.

También hay que destacar el hecho de que no puedes invertir en el plan todo el dinero que quieras, pues tiene sus límites. Los menores de 50 años pueden aportar hasta 10.000 euros anuales y los mayores de 50, hasta los 12.500 euros anuales.

 

DISTINTOS TIPOS DE PLANES
A la hora de escoger un plan de pensiones hay que elegir bien el riesgo que estamos dispuestos a asumir, pues no es lo mismo que el plan invierta en letras del tesoro, que en renta variable (bolsa), ya que en el primer caso la rentabilidad es baja y el riesgo es mínimo y en el segundo caso el riesgo es mayor al tiempo que la rentabilidad podría ser más alta (aunque no siempre). Incluso existen algunos planes que invierten en productos más complejos.

Por eso algunos expertos aconsejan asesorarse muy bien antes de contratar este tipo de productos de ahorro para saber si lo que te conviene es un plan de perfil conservador o arriesgado, o incluso combinar ambas fórmulas. Y sobre todo, una máxima fundamental: si no te queda claro lo que te están contando, no lo contrates.


¿Y CUÁNDO TOCA COBRAR?
A la hora de recoger el dinero que hemos aportado al plan de pensiones existe flexibilidad, pues podemos optar por cobrar la totalidad o plantear una renta con la periodicidad (mensual, trimestral, semestral...) que consideremos oportuno. Se podrá fijar con la entidad que lo hayamos contratado. En este sentido, son útiles los simuladores que existen en las páginas web de la mayoría de las entidades financieras, pues permiten hacer pruebas sobre cuál de las opciones te podría resultar más interesante. "No aconsejo elegir la recepción de toda la aportación de golpe, pues el impacto a la hora de pagar a Hacienda puede ser grande", comenta Manuel Pardo, de Adicae.

 

¿A QUIÉN INTERESA MÁS?
Para las personas con rentas altas, es decir aquellas cuyo salario sea mayor a la pensión máxima que pueden conseguir de la Seguridad Social si trabajan 35 años (que podría situarse en torno a los 2.450 euros al mes) los planes de pensiones privados pueden ser interesantes porque les permiten aportar dinero a su plan de pensiones y así evitar que Hacienda se lleve sus ingresos adicionales.

También puede ser una opción que podrían tener en cuanta las personas que ya hayan llegado a un estado vital con alta capacidad de ahorro, de modo que ya hayan hecho los gastos más importantes de su vida como la adquisición de una vivienda o el pago de los estudios de los hijos.

 

Fuente.................