Con IVA incluido, ¿o sin él?

Es frecuente encontrarse en el día a día con productos o servicios en los que se anuncie el precio con la típica frase, normalmente en letra pequeña, de IVA no incluido o incluido. Pero hay veces en la que esto no se especifica y puede ocasionar dudas en los futuros compradores, la pregunta es, ¿se debe considerar, en el caso de que no se diga nada,  que el IVA está incluido?

 

Es esta una cuestión de la que a veces se puede pasar de largo, pero que tiene importancia pues puede ocasionar graves discrepancias en el momento en que un futuro cliente se niegue a pagar el IVA alegando que está incluido en el precio.

 

La solución es sencilla. Si el comprador es una administración pública o un particular, el precio por el que se ofrece el producto o servicio que no especifica nada a este respecto, siempre se considerará con IVA incluído. Esto se entiende sobre todo en el lado de los  consumidores pues la ley trata de proteger a este colectivo especialmente.

 

¿Pero y qué ocurre si el cliente se trata de una empresa o profesional? En este caso sí que se podrá exigir el pago del IVA. En primer lugar la ley no indica que en estas operaciones se deba considerar el IVA incluido por lo que debe primar la obligación legal de repercutir IVA y desglosarlo en factura. Pero es que además, los tribunales han aplicado este criterio y han considerado que como no consta expresamente la expresión de IVA incluido, se puede cobrar este aparte.

 

Como siempre recomendamos ante todo prevenirse de cualquier tipo de problema. Si tienes productos o servicios y los ofreces a un precio, lo mejor será que aclares si el IVA está o no incluído, y más aún, tras la reciente subida del tipo en este impuesto.

 

Fuente Información..............

 

Escribir comentario

Comentarios: 0