Resucita tu e-commerce. Olvídate de vender

Tenemos que atender claramente, que una empresa no tiene sentido si no produce lo que desea la gente, en lugar de intentar convencerla para comprar lo que resulta que la empresa produce.

Sentadas las bases de lo que tiene que ser nuestro objeto de estudio, conocido y estudiado el canal, entonces podemos plantearnos objetivos. ¿Y cuáles deben ser nuestros objetivos? En primer lugar olvidarnos de vender. Sólo entonces conseguiremos realmente la forma de llegar a nuestro público, a nuestro cliente potencial.


La realidad es que España sigue agazapada en un e-commerce que presenta unos números por lo general muy inferiores a los de otros países, donde el comercio electrónico se muestra mucho más avanzado, y presenta porcentajes de conversión mucho más altos, que los de las tiendas españolas.


Siempre podemos aludir a factores externos:


Aumento de la oferta en contra de una recesión de la demanda, bien por un problema de aculturación, bien por un problema de crisis económica.


Fundamentalmente, y uno de los principales problemas que acusan nuestros e-commerce, es la falta deempatía con nuestro cliente. Nunca antes, hemos tenido tanta información del mismo, y sin embargo seguimos sin hacer un buen uso de ella.


La mayoría de los e-commerce centra sus estrategias en hacer uso de keywords de sus productos, acompañadas, por términos como venta de, compra de, o simplemente X barato.  A esta estrategia tampoco escapa, en muchas ocasiones, el contenido que acompaña a la plataforma en cuestión.


Pero esto significa quedarnos en la punta del iceberg de nuestro nicho de mercado. Debemos ver porque se busca nuestro producto, en qué condiciones y sobre todo, bajo que necesidades, sólo así podremos crecer.


Es más persuasivo para una parafarmacia online, conseguir tráfico generado a través de búsqueda tales como: tratamiento psoriasis, problema de irritación de piel, que a través del nombre de un  producto en cuestión. Nuestro contenido actúa, como respuesta a una necesidad, como presentación de conocimiento del producto, lo que finalmente, se transmite en dosis de confianza. Sin olvidar, que dicho contenido, se presenta como susceptible de viralidad.


Entender en primera instancia, que hay que cubrir la necesidad de nuestro consumidor,  para alcanzar la nuestra, es entender el zeitgeist de nuestra época.  

 

Fuente de Información...............

 

Escribir comentario

Comentarios: 0