Consecuencias de incumplir el plazo de los impuestos

Cumplir con las obligaciones fiscales, y hacerlo en el tiempo correcto es muy importante, porque cuando no se cumple con estas, hay una serie de consecuencias que pueden llegar a ser muy importantes.

 

La Agencia Tributaria establece una serie de periodos en los que liquidar los impuestos, pero también existe la opción, en el peor de los casos, de pagar impuestos con retraso o fuera de plazo, aunque en estos casos existen sanciones y recargos. Siempre puedes evitar que esto te ocurra contando con los servicios de una asesoría integral para el autónomo.

 

En el caso de que tengas que pagar un impuesto con retraso, en primer lugar se te aplican los intereses de demora, que para 2013 la Agencia Tributaria estableció en un 5%.

 

Ahora bien, si presentas las declaraciones fuera de plazo las sanciones varían en función del resultado de las mismas y de si quien se da cuenta del error eres tú o la administración.

 

Centrándonos en la declaración de la renta, no entregarla a tiempo supone una infracción leve que implica multas de entre 100 € y 400 € cuando el resultado es a devolver. Cuando el resultado es a ingresar, además habrá que hacer frente a una serie de recargos que dependen del tiempo que haya excedido.

 

  • Si han pasado menos de tres meses, tendrás un recargo de un 5% de la cantidad ingresada
  • Si han transcurrido entre 3 y 6 meses, el recargo será el 10% de la cantidad ingresada
  • Si han pasado entre 6 y 12 meses, el recargo será el 15% de la cantidad ingresada
  • Y finalmente si transcurrió más de un año, el recargo será el 20% de la cantidad ingresada más los intereses de demora.

 

Es importante destacar para concluir, que es posible reducir un 25% el recargo de los importes cuando se muestra conformidad con la sanción tal y como hemos explicado en anteriores artículos.

 

Fuente.......

 

 

Escribir comentario

Comentarios: 0