¿ Como Calcular el Consumo de Electricidad en tu Hogar o Negocio?

 

 
Y cuáles son los aparatos que más gastan. De esta forma, sabremos hacia dónde enfocar nuestros esfuerzos para evitar derrochar luz. Sigue leyendo y descubre cuáles son los pasos a seguir. 


 

  Foto: Archivo
 

Saber cuál es nuestro consumo energético no sólo nos ayudará a establecer medidas concretas para el ahorro, también nos permitirá comprobar si nuestra facturación es correcta o si existen problemas en nuestras instalaciones como falsos contactos o cortocircuitos.

Qué es y cómo se mide

El consumo energético de una vivienda es la suma del gasto de luz de todos los aparatos eléctricos de la casa en un periodo de tiempo determinado,  bien sea diario, semanal, mensual, anual...

Este consumo se establece mediante un equipo de medición de energía eléctrica, comúnmente denominado “contador”. Es de aquí de donde las empresas comercializadoras extraen los datos para facturarnos la energía consumida.


 - Cómo calcularlo

 

  Foto: Archivo
 

Lo primero que debemos hacer para poder calcular el consumo energético de una vivienda es conocer la potencia de cada uno de los aparatos eléctricos de la misma. La unidad de medida de la potencia eléctrica de todos los aparatos, que podemos descubrir en los manuales o las placas identificativas de los mismos, es el vatio (W).

Sin embargo, para calcular el consumo utilizamos los kW, que equivalen a 1000 vatios. Precisamente, serán los kW los que multipliquemos por las horas de gasto para conseguir los kWh (Kilovatios/hora), que son los que nos indican el consumo energético diario de la vivienda. Luego, si queremos obtener el consumo por semanas, meses o años, multiplicaremos los kWh por el periodo de tiempo en concreto.

Esto significa que el consumo de cualquier equipo dependerá de la potencia del mismo (que siempre es la misma) y del tiempo que se encuentre conectado.
Así pues, hemos de tener en cuenta la siguientes premisas:

W / 1000 = kW
kW x horas de uso= kWh diarios consumidos por el aparato
kWh x días del mes = consumo energético mensual

 

  Foto: Archivo
 

Este cálculo nos permite obtener el consumo de cualquier aparato eléctrico. De forma que, extrapolado a cada uno de los equipos de nuestro hogar, nos permite obtener el coste energético si multiplicamos los kWh (diarios, mensuales o anuales, por ejemplo) por el precio de la energía (por kWh).

Así, podemos hacernos una idea de nuestro consumo eléctrico mensual mediante una tabla que contenga los siguientes datos: aparato, potencia del mismo, cantidad de ese tipo de aparatos, horas en funcionamiento, días al mes en funcionamiento y consumo mensual en kWh que suponen. La suma de los kWh de todos los aparatos será el consumo mensual de energía de nuestro hogar.

  Foto: Archivo
 

De esta forma, podemos saber con más o menos seguridad si nuestras facturas de la luz son correctas o no. En caso de que los consumos no se correspondan, puede deberse a deficiencias en nuestras instalaciones, a que el contador funcione de manera incorrecta o a un error en la lectura.

A la hora de comparar el gasto energético facturado con el que hayamos calculado nosotros, debemos pensar que la factura emitida por la empresa comercializadora, además de cobrarnos la energía consumida, también se nos facturan conceptos como el impuesto sobre la electricidad, el término fijo sobre la potencia contratada o el alquiler del contador (si lo hubiese), entre otros.

 

Cómo se reparte y qué factores afectan al consumo

 

 

  Foto: Archivo
 

Según Red Eléctrica Española, el consumo se reparte en los hogares de nuestro país de la siguiente forma:

- 60% de la energía la consumen los electrodomésticos
- 15% de la electricidad se gasta en iluminación
- 10% en calefacción (si ésta es eléctrica)
- 5 % en el calentador
- 10% otros

  Foto: Archivo
 

En España, el consumo medio por persona al año es de 1200 kWh. Sin embargo, hay ciertos factores que pueden hacer que el consumo varíe:

- Tipo de vivienda: no se gasta lo mismo en un piso de 30 m2 que en una casa de tres plantas, por ejemplo.

Aislamiento: se trata de un punto de vital importancia para el ahorro energético. Si nuestra vivienda tiene fugas de aire, consumiremos mucha más electricidad para calentar o enfriar el espacio a la temperatura adecuada.

- Antigüedad de la caldera: disponer de una caldera vieja, queramos o no, implicará consumir más energía.

- Habitantes de la vivienda y edades de estos: por ejemplo, no se gastará la misma energía un hogar en el que habiten dos adultos, que uno que tenga dos adultos y dos niños.

- Estilos de vida de los habitantes: no se consume la misma energía en un hogar en el que sus habitantes hacen mucha vida fuera, que en uno en el que sus residentes pasan mucho tiempo.

 

Fuente...............

Escribir comentario

Comentarios: 0